RELATOS ALADOS

¿Quién dijo que somos como somos? Creo en el devenir. Si escucho, si observo, si me abro, puedo descubrir algo más. Una nube se aclara, se diluye y el día se vuelve más azul y quizá, tenga más ganas de mostrarme, de hacer, de moverme o … de respirar. Bienvenidos a este espacio de relatos. Estaré encantada de leer vuestros comentarios. Por mi parte, prometo responder.

Entrar en el mundo del otro

Entrar en el mundo del otro

Siempre estás en las nubes, le dicen todos. ¿Y cómo no irse a su propio mundo, aquél en el que puede sentarse en la luna y comunicarse con seres que le escuchan y le comprenden, en vez de tener que soportar toda la violencia, toda la agresividad de su alrededor?...

leer más
Adorablemente tierna

Adorablemente tierna

Se ha levantado alegre. Una sonrisa le nace de dentro y todo lo que ve, confirma su optimismo. El cielo es más azul que nunca, los semáforos se ponen en verde a su paso, se ha podido sentar en el autobús y su profe de inglés está sorprendentemente amable. Incluso...

leer más
Pensamientos matinales

Pensamientos matinales

Lunes de nuevo. O mejor dicho, lunes de viejo. No hay nada nuevo que esperar. Puedo recitar de memoria cómo va a ser el día y acertaré en un 99% Es como una película antigua, ya gastada de tanto reproducirla. Una de ésas en blanco y negro que mis hijas ya no han visto...

leer más
En tensión

En tensión

En tensión. Siempre preparado. Como un tigre encerrado que se mueve de un extremo a otro de su jaula todo el tiempo, permanentemente listo para atacar, violento por pura supervivencia. Ha vivido tanto tiempo con esa rabia dentro, esa ira que se extiende por todas sus...

leer más
Colándose entre las heridas

Colándose entre las heridas

Ya desde pequeño le gustaba estar solo, adentrarse en el bosque hasta el río e improvisar una caña que lanzaba al agua mientras se sentaba tranquilamente a esperar. En realidad, no esperaba nada sino que dejaba pasar el tiempo mientras su mente imaginaba mil y un...

leer más